Etapa l° - Peñaflor de Hornija a Medina de Rioseco 

Peñaflor de Hornija (838 metros de altura - km. a Santiago de Compostela 446):

Sobre el espolón elevado, al pie del río Hornija. Por antiguo camino descendemos de la población y cruzamos el río. Luego volvemos a subir a la meseta y en dos kilómetros llegamos hasta las casas del Tenadillo, donde se nos presentan dos opciones: al noroeste (de frente) hacia Castromonte, y al oeste (izquierda) hacia el Monasterio de la Santa Espina. 

Monasterio de la Santa Espina (800m - Km. 436+7): En el valle del río Bajoz, rodeado de extenso bosque, se encuentra este monasterio fundado en torno a 1147 y que guarda la reliquia de una espina de la corona de Cristo. El camino sale del monasterio por el mismo camino traído. Poco antes de llegar a la altura de la casa de Martín, hay una bifurcación en "y" en la cual podemos tomar el camino de la izquierda que nos lleva directamente a Castromonte. 

Castromonte (841 m - km. 436): antiguo castro romano que dominaba la cabecera del río Bajoz, su Iglesia es del siglo XVI y se dedica a la Purísima Concepción. El camino sale por la carretera local a Valverde de Campos para luego tomar un antiguo camino a la izquierda que llega hasta un trifmio, pero aquí desaparece; la solución consiste en tomar desde Castromonte la carretera adelante hasta Valverde de Campos. 

Valverde de Campos (776 m. - km. 427): Marcha el camino con dirección norte por la carretera comarcal 611, para tomar en breve la traza del antiguo ferrocarril desmantelado, que nos lleva hasta Medina de Rioseco. El albergue de peregrinos esta ubicado en la sede de la Cruz Roja, dirigido por la Asociación de los Caminos de Santiago de Medina de Rioseco. 

Es inevitable hablar del presente de Medina de Rioseco, capital natural de la Comarca "Tierra de Campos", sin dar un repaso a su historia: El Almirante de Castilla D. Alfonso Enríquez, estableció aquí en el año 1424, la sede de su Almirantazgo, por eso conocida como "la Ciudad de los Almirantes". Durante los siglos XV y XVI Y bajo el patrocinio de la familia Enríquez, Rioseco goza de su mayor esplendor artístico y económico. En 1849, concluyen las obras del Canal de Castilla, que pretendía unir la Meseta con Santander, mediante una red de canales de navegación, para dar salida por mar a mercancías y pasajeros, que a día de hoy, supone uno de los mayores atractivos turísticos de la zona, siendo sus antiguos "caminos de sirga" senderos ideales para el paseo, que nos permitirán descubrir la Fábrica de Harinas de San Antonio, disfrutar de sus dulces aguas en la ya célebre embarcación "Antonio Ulloa", o simplemente seguir con nuestra ruta hacia Santiago, por Tamariz de Campos. La Calle Mayor de Rioseco, con sus viejos soportales de madera y suelos de piedra, nos conduce al casco histórico. Las viejas puertas de la ciudad medieval amurallada, de Ajújar, Zamora y la de San Sebastián.

Portada Santiago Rioseco

El Camino de Santiago es un itinerario plagado de arte y cultura a través del cual miles de peregrinos repiten la tradición de aquel/os primeros caminantes que a principios del s. IX se dirigían a Galicia para contemplar el sepulcro del Apóstol Santiago. 

Aunque la ruta más seguida sea el Camino Francés, los peregrinos han trazado sus propias rutas, y por ello hay varios caminos que nos llevan a Santiago. 

Una de estas rutas es el CAMINO DE MADRID A SANTIAGO DE COMPOSTELA, cuyo uso está documentalmente probado desde los siglos XV, XVI Y XVII, siendo utilizada por los pobladores del centro de España indistintamente con fa Ruta de la Plata. 

El Camino de Madrid recorre las provincias de Madrid, Segovia y Valladolid para llegar a Sahagún, en la provincia de León, donde enlaza con el Camino Francés. 

De los 320 kms. que dista Madrid de Sahagún,153 kms. atraviesan la provincia de Valladolid, a la que se accede por el municipio segoviano de Villeguillo. 

La entrada por el término provincial de Valladolid se realiza por el curso del rio Eresma avanzando por las localidades situadas en el plano. 

Las torres de las monumentales Iglesias, despuntan el cielo y dibujan la silueta del pueblo desde la lejanía: Santa María, Santa Cruz y Santiago, todas guardan especiales tesoros en su interior; la recién restaurada San Francisco (museo de Arte sacro). En la Iglesia de Santa María la "miguelangelesca" Capilla de los Benavente. La Iglesia de Santiago con su magnífico retablo dedicado a Santiago. No podemos omitir el sentir especial de esta ciudad en Semana Santa: desde el siglo XVI, las hermandades penitenciales del pueblo salen en procesión portando grupos escultóricos. Cada Jueves y Viernes Santo, los riosecanos viven de la misma manera que lo vivieron sus abuelos, y que lo vivirán sus nietos, estos “días grandes”. 

Los peregrinos se pueden alojar en un pequeño albergue gestionado por la "Hermanas Clarisas”. ¡Ultreia et Suseia! ¡Buen Camino!

ruta Madrid-Sahagun Perfiles